CONCEPCIÓN HOLÍSTICA DEL SER HUMANO

Desde un tiempo atrás hasta la actualidad, la forma de tratar a las personas enfermas se ha estado realizando de una forma especializada y parcelada, de tal modo que vamos al médico cuando nos encontramos mal en nuestro cuerpo físico, al psicólogo cuando estamos mal en nuestro cuerpo emocional y mental, al sacerdote si lo que nos ocurre tiene que ver más con nuestro cuerpo espiritual, y así con todos nuestros malestares. Lo que sucede es, que muchas veces no terminamos de encontrarnos del todo bien y a veces tenemos la impresión de que no salimos de una cosa cuando ya estamos inmersos en otra, sin llegar a alcanzar ese estado de bienestar que nos gustaría.

 

 

La concepción holística del ser humano concibe a las personas como un todo integrado. Es decir, no como una suma de todas estas partes, sino como la interrelación entre las mismas. De tal forma que, cuando estamos mal en una de ellas las demás se ven afectadas. El bienestar en la persona no solo comprende un correcto funcionamiento de cada una de sus partes, sino también la armónica relación entre ellas.

 

 

Existen multitud de terapias que trabajan cada una de nuestras parcelas humanas. ¿Quiere decir esto que tenemos que acudir a todas ellas para alcanzar el bienestar? No tendría que ser necesariamente así. Actualmente sabemos que ejerciendo una intervención adecuada y potente en uno de estos campos de intervención, podrían solventarse los problemas en los otros cuerpos. Pondré algunos ejemplos de esto: trabajando a nivel corporal podemos desbloquear emociones atrapadas que nos conducen directamente a la raíz del problema y/o trauma. Haciendo una intervención energética sobre los meridianos pertenecientes a diversos órganos podemos encontrar la causa de una ansiedad crónica generalizada y curarla. Trabajando una fobia a coger el avión podemos solucionar una colitis ulcerosa crónica.

 

 

Los ejemplos son tan numerosos como pacientes que vienen a consulta. Cada paciente es único y singular, y no responderá igual a un tipo de terapia que a otra. Por este motivo, mi formación y práctica ha estado siempre orientada a aplicar distintos abordajes terapéuticos que actúen en los tres cuerpos principales: físico/corporal, mental/emocional, y energético. Y con el conocimiento y aplicación de las siguientes técnicas he podido desarrollar un sistema integral de desarrollo personal y social, posibilitando así un despertar del potencial que llevamos dentro para vivir la vida en plenitud con nosotros y con todo el entorno.

© 2023 by Natural Remedies. Proudly created with Wix.com