July 11, 2017

March 2, 2017

Please reload

Entradas recientes

Emoción en las Segundas Jornadas

May 11, 2017

1/3
Please reload

Entradas destacadas

Entendiendo a nuestros adolescentes...

February 23, 2017

Cuando los bebés nacen, lo hacen siendo potencialidad pura. Aunque vienen con una información genética y epigenética familiar, su cerebro posee una plasticidad formidable. En los primeros años de vida van a realizar la mayor parte de las conexiones neuronales que harán a lo largo de toda su vida.

 

Durante la infancia, el proceso madurativo cerebral es constante y se va desarrollando poco a poco con ayuda de la familia y del medio ambiente. Pero al llegar a la adolescencia, ese desarrollo armonioso cesa, dando lugar a una maduración desigual, donde la materia blanca alcanza su madurez a los 18 años y la materia gris a los 24. ¿Y esto en qué se traduce? En que el desarrollo emocional está completado a los 18 años, no siendo así el racional. Es decir, en los momentos en los que el adolescente se ve embargado por la emoción, no cuenta con un soporte cognitivo que lo contenga de manera adecuada, por lo que suelen tomar decisiones cuando las emociones están muy presentes. De igual manera, al no tener aún maduro el córtex cerebral, que es el que regula el pensamiento y la abstracción, van a tender a tomar las decisiones por las consecuencias a corto plazo sin tener en cuenta las consecuencias a largo plazo de las mismas. Esto suele pasar por ejemplo, en el ámbito de los estudios.

 

Otro cambio que sufrimos a nivel biológico en la pubertad, es un aumento de la dopamina, un neurotransmisor encargado de satisfacer nuestras necesidades y deseos. Las hormonas empiezan a dispararse por lo que su atención empieza a centrarse en cuestiones más apremiantes para ellos, que nada tienen que ver con los deseos de los padres y del sistema educativo.

 

Ser adolescente hoy en día no es nada fácil. Cada vez hay más estímulos externos y ofertas de ocio. Los modelos de referencia de nuestros hijos e hijas son muy diferentes a los que tuvieron los padres en su época. Por lo que, si sumamos el desarrollo cerebral desacompasado, con la época que les ha tocado vivir, nos encontramos con unos jóvenes desubicados, que tienen acceso a diversos medios que les proporcionan gratificaciones poco duraderas pero inmediatas, lo que fomenta una gran adicción a las mismas.

 

¿Cómo padres y madres qué podemos hacer?

En primer lugar, ni juzgarnos ni criticarnos. Si no es fácil ser adolescente en estos tiempos, ser padres de adolescentes tampoco lo es. En segundo lugar, sería positivo, ya que ahora sabemos por qué son como son, empatizar con ellos. Comprender que viven en un mundo rodeados de satisfacciones inmediatas, sobre todo ofrecidas por las nuevas tecnologías, y que muchos de ellos aún no han logrado proyectarse a las consecuencias a largo plazo de sus actos.

 

Cada familia y cada adolescente es un mundo, y por lo tanto no existe la fórmula mágica, pero sí ciertas pautas generales que pueden tenerse en cuenta para facilitar el tránsito por este proceso llamado ADOLESCENCIA. En mis próximos artículos iremos desentrañando estas técnicas, con el máximo respeto a la forma de proceder de cada familia.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2023 by Natural Remedies. Proudly created with Wix.com