July 11, 2017

March 2, 2017

Please reload

Entradas recientes

Emoción en las Segundas Jornadas

May 11, 2017

1/3
Please reload

Entradas destacadas

El victimismo y la construcción de la identidad

April 28, 2017

Cuando trabajo con adolescentes un recuerdo traumático al cual responsabilizaban de todos los males en su vida, refieren sentirse raros cuando ese recuerdo ya no les perturba. Hablando con ellos me di cuenta de que esa sensación de extrañeza se debía a su propia idea de identidad. Una vez que ya no sentían dolor respecto a ese recuerdo, se desubicaban y por un momento dejaban de saber quiénes eran.

 

La construcción de la identidad es un proceso que ocurre mediante la interacción con los demás. La identidad representa la imagen que tenemos de nosotros mismos; es la respuesta a la pregunta ¿Quién soy?. Es un fenómeno subjetivo que contiene un fuerte componente emocional, y se asocia muy estrechamente a la autoestima. Tiene que ver con lo que nos decimos a nosotros mismos sobre quiénes y cómo somos. Sobre el sentido y sentimiento de pertenencia a diversos colectivos, cultura, grupos sociales, familia y pareja. También desarrollamos el concepto sobre nosotros mismos dependiendo del tipo de acontecimientos que hayamos vivido a lo largo de nuestro ciclo vital. Y en esta última puntualización se inserta el rol de víctima como parte esencial de la imagen de uno mismo.

 

Mucho se habla del victimismo y de cómo éste nos genera malestar. Conocemos técnicas para cambiar nuestros pensamientos negativos, actividades lúdicas para hacernos sentir mejor, ejercicios para aumentar nuestra autoestima… infinitas posibilidades para crearnos bienestar, pero… ¿Por qué seguimos encontrándonos mal y sintiéndonos desgraciados? He descubierto que las personas que tienen tendencia a sentirse víctimas, construyen su identidad a partir de este sentimiento. Es decir, se definen como maltratadas, abandonadas, traicionadas, rechazadas, etc. Y a partir de ahí viven y se relacionan. Mi pregunta es ¿Si no fueras maltratada, traicionada… ¿qué serías, quién serías, qué posibilidades se te abrirían? Hay una ilustración del libro “escucha pequeño hombrecito” de W. Reich, donde sale un hombre al que le acaban de cortar las cadenas, y pone una cara de terror, y dice “¡Dios mío!”. Nuestros pensamientos limitantes, ya sean de victimismo o de cualquier otro tipo son unas cadenas que nos ponemos a nosotros mismos y que nos impiden vivir la vida en plenitud. Pero estamos tan hechos a ellas y tan acomodados que nos da miedo liberarlos. La persona victimista piensa de forma inconsciente: “¿Si dejo de sentirme la víctima del mundo y de los demás tendré que hacerme responsable de mi propio bienestar? ¡¡¡Ay no!!! Es mucho más cómodo responsabilizar a los demás de mi propia desgracia. Seguiré así”.

 

Lo que no saben las personas que tienden a la queja y a sentirse víctimas es que el propio sentimiento victimista es paralizante. En psicología existe un término que se denomina “indefensión aprendida”, que alude a la creencia de que hagamos lo que hagamos no podremos escapar de una situación o cambiar nuestra suerte. Por lo tanto, no realizaremos acciones para salir del punto en el que estamos, entrando en un círculo vicioso de quejas y lamentos. Cuando nos damos cuenta de que somos los constructores de nuestra propia vida, salimos de ese bloqueo y empezamos a acometer acciones que indudablemente van a suprimir el sentimiento victimista por uno más motivante y esperanzador. El pensamiento positivo y una actitud proactiva pueden cambiar radicalmente nuestras emociones y nuestra realidad.

 

En terapia he observado la resistencia a dejar de sentirse víctimas, y he analizado el porqué. La conclusión es que, si dejamos de sentirnos víctimas, ya no sabemos quién somos. Tenemos que comenzar a reescribir nuestra propia identidad. Esta sensación es parecida a asomarnos a un abismo, sentimos miedo y empezamos a recular. Aunque el sentimiento victimista no nos genera bienestar, al menos nos resulta familiar y nos genera cierta seguridad al responder a la pregunta de quiénes somos. Como terapeuta hay que tener esto en cuenta y acompañar al cliente en todo el proceso. Cambiar el concepto sobre uno mismo y cuestionarse las creencias que nos han acompañado durante muchos años no es fácil, pero es maravillosamente liberador. Los periodos de caos mental son tremendamente fértiles, aunque vayan acompañados de desazón y angustia. Es un placer ver como un cliente coge las riendas de su propia vida y empieza a reescribir su historia.

 

¿Quién serías sin la historia que te estás contando sobre ti mismo/a y tu vida?

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2023 by Natural Remedies. Proudly created with Wix.com